BUSCAR POR:

Comuna

Tipo de Propiedad

 

 

 

 

Oficina de Propiedades Julia Valenzuela: “LA CONFIANZA DE NUESTROS CLIENTES NOS AVALA”.

Si alguien puede decir que conoce Rancagua como la palma de su mano, esa es Julia Valenzuela, oriunda de esta ciudad y quien lleva más de treinta y cinco años como corredora de propiedades en la zona. Ella, junto a su familia, fundó la Oficina de Propiedades Julia Valenzuela que se ha consolidado como una de las más importantes y serias de Rancagua. 

Realizamos el trabajo con mucha alegría, compromiso y perseverancia, para siempre poder responder a la confianza depositada en nosotros. El interés en nuestra labor nos ha permitido un continuo desarrollo, experiencia y aprendizaje”. Cuenta Julia Valenzuela. Así y a lo largo de estos años, el equipo se ha embarcado en numerosos proyectos, y ha estado al alero de la realización de comisiones de confianza, entregadas tanto por familias, empresas e instituciones, participando en la realización de: Centros comerciales, Edificios, Proyectos Agroindustriales, Agrícolas, Educacionales, Deportivos, Turísticos, Administraciones de rentas de arrendamiento, entre otros.

“Esta permanencia ha sido exitosa en términos de proyectos logrados y realizados con mucha dedicación para nuestros clientes”, asegura Julia. De esta forma, la oficina ha sido partícipe del desarrollo de la ciudad, desde los grandes proyectos encomendados, hasta las pequeñas gestiones que realizan en forma gratuita a quienes las solicitan.

 

EN CONTINUA EVOLUCIÓN.

El trabajo familiar realizado por más de tres décadas dedicadas al corretaje inmobiliario,

le dan a la Oficina de Propiedades de Julia Valenzuela una experiencia incalculable en el rubro. Sin embargo, tanto ella como su familia no se quedan ahí, sino que siguen avanzando y actualizándose continuamente, con el fin de estar a la altura de los desafíos que presenta el explosivo crecimiento de Rancagua en los últimos años. Es así como el estudio y el aprendizaje son pilares fundamentales para el desarrollo tanto profesional como personal.

“Con satisfacción puedo decir que, en esta oficina, estamos en permanente evolución, ya que el hecho de estar preparados con el personal calificado, la infraestructura adecuada y los conocimientos necesarios, significa una gran inversión, que creemos necesaria para poder retribuir a esta actividad en forma responsable y seria”.

La empresa familiar la componen su hijo Diego y Daniela Pérez de Arce, quienes estudiaron gestión inmobiliaria en la Universidad Católica, y también Corina, hermana de Julia, que tiene estudios en el área de educación. Además, todos los demás integrantes de la organización están constantemente preparándose para entregar un servicio adecuado a las personas que

recurren a ellos. Sin embargo, es la misma Julia quien muestra una inagotable inquietud por seguir cultivándose y aprendiendo cosas nuevas. Ya que, además de ser corredora de propiedades del Registro Nacional del Ministerio de Economía, tasadora profesional, con estudios de sicología social y administración, está constantemente actualizándose respecto al crecimiento de la ciudad, los planes reguladores de las diversas comunas, las exigencias municipales, los atributos que puede tener un proyecto en las diversas zonas del área y sus posibles financiamientos, como también todas las cosas que se deben tener en consideración para el trabajo inmobiliario.

“Estar al día es indispensable para poder entregar un servicio de excelencia a aquellas personas que depositan su confianza en nosotros”, señala Julia, quien explica que ya sea la compra y venta de una casa, la realización de un gran proyecto inmobiliario o un arriendo, la labor del corredor implica aunar el interés de ambas partes en un negocio inmobiliario. Julia destaca que el corredor de propiedades debe ser un gestor facilitador de la voluntad entre las partes, poniendo énfasis, en un trato deferente, respetuoso hacia los clientes, sin dejar de lado la seriedad, la calidez y la empatía para lograr el mejor resultado con eficiencia y eficacia. “Tenemos que estar dispuestos a interpretar, de manera justa, a ambas partes. Nos ponemos al servicio de nuestros clientes y de las posibilidades reales de cumplir con lo encomendado. Por este motivo nos sentimos profundamente agradecidos del apoyo y confianza de nuestros clientes”, concluye.

Fuente: Revista TELL